viernes, 5 de junio de 2015

Practicando la lectura automática

Estoy en una isla desierta, yo sola, lo único que me acompaña son los pájaros que vuelan sobre mi y se adentran en las montañas verdes de la isla. Estoy sentada en la orilla de la playa, el agua es cristalina, tan transparente que cuando me adentro me puedo ver los pies, algunos peces y color claro de la arena. Sigo sentada, lo único que se escucha es el sonido de las olas, es muy relajante y hace que  den ganas de no moverte de aquí, a lo lejos se puede ver todo el horizonte turquesa. Se puede respirar tranquilamente, el aire es limpio y nada pesado, si le doy la espalda a la playa, veo una gran cantidad de palmeras y plantas, y si me fijo con más detalle, hay una montaña cubierta de verde, en ella imagino que habrá muchos animales y pájaros preciosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario